viernes, 7 de octubre de 2016

Aquí explicamos como aterrizará la ExoMars en Marte



La verdad que cualquier aterrizaje sobre la superficie de Marte es una tremenda aventura, por ser uno de los retos más difíciles y peligrosos. ExoMars tendrá su día de Gloria el próximo 19 de octubre.



ESA




El módulo Schiaparelli tiene programado separarse del modulo TGO el 16 de octubre, tres días antes de llegar a Marte






 El 19 de octubre entrará en la atmósfera de Marte a una altitud cerca de 121 km, y a una velocidad de casi 21.000 km/h.






Los siguientes tres o cuatro minutos serán para tirarse de los pelos, son vitales, el frenado por fricción atmosférico, en el que juegan un papel importantísimo los escudos para el calentamiento. Se fundirá y vaporizará lentamente, permitiendo que el calor absorbido lo separe del resto de la nave.







En la Fase de Entrada, el escudo térmico aerodinámico protegerá a Schiaparelli del flujo de calor intenso y de la desaceleración; de manera que cuando se encuentre a una altitud de unos 11 km, es cuando se desplegará el paracaídas, a una velocidad de 1.650 km/h.










En la Fase de Descenso, el paracaídas se despliega en menos de un segundo, y 40 segundos más tarde, teniendo en cuenta las oscilaciones a apagarse, se desechará el escudo térmico delantero. En ese momento, se calcula que la velocidad se reducirá a unos 250 km/h, y luego, la mitad posterior de la aeroshell con el paracaídas unido a él, también será desechado.









En ese momento se activarán tres de sus propulsores para controlar su velocidad. Se encenderán el altimetro de radar Dopler y el velocímetro para localizar su posición con respecto a la superficie de Marte. El radar medirá continuamente la altura sobre la superficie.







En la Fase de Aterrizaje, cuando se encuentre a una altitud de 2 m, y a una velocidad menor a 7 km/h, los motores de desconexión y sin el modulo de aterrizaje, caerá al suelo.







La velocidad a la toma de contacto será de un par de metros por segundo, y el impacto será absorbido por una estructura deformable en la parte inferior del modulo de aterrizaje, evitando los daños en el resto del modulo.









La entrada completa, el descenso y el aterrizaje nos mantendrá en tensión durante unos seis minutos.








Schiaparelli se dirigirá a un sitio denominado Meridiani Planum, dentro de una elipse de aterrizaje de 115 X 25 kilómetros. Una zona con una baja elevación, que contiene una antigua capa de hemanita, un oxido de hierro que, en la Tierra, casi siempre se forma en un entorno que contiene agua liquida.

















  


























  


Fuente: ESA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada