lunes, 29 de junio de 2015

Una visión diferente de la Vía Lactea









Ojitos de las estrellas

abiertos en un oscuro








terciopelo: desde lo alto,

¿me véis puro?







Ojitos de las estrellas,

prendidos en el sereno







cielo, decid: desde arriba,

¿me halláis bueno?







Ojitos de las estrellas,

de pestañita dorada,







os diré: ¡tenéis muy suave

la mirada!







Ojitos de las estrella,

de pestañitas inquietas,








¿por qué sóis azules, rojos

y violetas?








Ojitos de la pupila,

curiosa y trasnochadora,








¿por qué os borra con sus rosas

la aurora?







Ojitos, salpicaduras

de lágrimas o rocío,








cuánto tembláis allá arriba,

¿es de frío?







Ojitos de las estrella,

postrado en la tierra, os juro







que me habéis de mirar siempre,

siempre puro.






Promesa a las estrellas


 Gabriela Mistral



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada