domingo, 9 de diciembre de 2012

Despido por comentarios en Facebook

Indagando un poco y  buscando aspectos legales sobre despidos por el uso de redes sociales, he encontrado un antecedente en el Reino Unido. Pues bien, una joven británica fue despedida en el año 2009 "por expresar en la red social Facebook que su trabajo era muy aburrido y nada de lo que hacía era demasiado productivo. (...) “¡Qué aburrido!”, expresó en un principio, y días más tarde anunció en la red social, “todo lo que hago es desmenuzar y escanear papel”, y añadió, “estoy totalmente aburrida”. Su jefe, que se desconoce cómo consiguió ver sus comentarios, la llamó a su despacho y le pidió que borrara esos comentarios, porque no quería ver esas noticias de su empresa en la red. La joven le respondió que lo había hecho en un sitio personal, y que además no había puesto en ningún lado el nombre de la empresa. Pero esto no debió de resultar convincente para el empleador, ya que Kimberley recibió unos días después una carta de despido".
 
En este caso fueron los comentarios los que le costaron su puesto de trabajo, sirvieron de base para su despido. ¿Hasta qué punto nuestra libertad de expresión puede influir en un despido?
 
 
He seguido buscando un poco más y he encontrado otro artículo sobre el tema, recordemos que debemos empezar a pensar que información publicamos, y con quien la queremos compartir. Debemos conocer nuestros derechos, y los derechos de los demás. 
 
 
La Srta Kimberly Swann implicada y afectada por este caso
 
 
"...la decisión de los dueños de Ivell Marketing & Logistics, ha sido un tanto apresurada y drástica, ya que la joven puede apelar e incluso enjuiciar a la empresa por “atentar contra la libertad de expresión”, recordemos que el ser humano tiene el libro derecho de expresar sus sentimientos y opiniones sobre diversas materias si es que estos no perjudican la moral e integridad de las personas, está claro que el decir “estoy aburrida” o “todo lo que hago es escanear papeles”, no representa un atentado bajo ningún concepto contra dicha compañía, toda vez que no se menciona en el perfil el nombre ni referencias personales".
 
Kimberly es una joven con 16 años, "su jefe la citó a su oficina y le comentó que “hemos visto tu perfil de Facebook y no quiero que mi compañía aparezca en las noticias”; sin embargo el nombre de la citada empresa no se menciona en ningún lado; enseguida le entregó un documento de despido y le recalcó que “A la vista de sus comentarios en Facebook sobre el trabajo y la compañía, creemos que, como está contenta, terminemos con efecto inmediato su empleo en la empresa”.
 
Y lo que más me llamó la atención fue el comentario final de J. Alejandro en "acercadeinternet.com".
 
"Como moraleja para el dueño de esta empresa dejo en el tintero la siguiente pregunta ¿Si le molestaba salir en las noticias? ¿Qué hará ahora que todo el mundo se ha enterado de este caso?, realmente ahora si que está de primera plana en todos los medios así que peor fue el remedio que la enfermedad".
 
Efectivamente, no quería mala publicidad para su empresa y lo que ha conseguido es que los seguidores de las redes sociales difundieran la noticia, eco que se hizo en todo Internet, y según he podido leer, el hecho lo toman como referencia en ámbitos jurídicos para reclamar más control sobre el uso de las redes sociales e Internet, y de los derechos a la libertad de expresión.
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada